6 de JULIO DE 2015 - N°7

LOS CLASIFICADORES EN LA COYUNTURA: RECONOCIMIENTO DE LA PROFESIÓN, CONSEJOS DE SALARIOS Y SINDICALIZACIÓN NACIONAL

Hace dos décadas que el CENTRO URUGUAY INDEPENDIENTE - CUI comenzó el abordaje del tema residuos, tanto desde el punto de vista de su recuperación para uso, reuso o reciclaje, como desde una perspectiva centrada en lo social, ya que, eran en ese entonces y son todavía muchas las miles de personas que en todo el país viven de la recolección, clasificación, consumo y comercialización de desechos.

Los residuos crecen día a día, por varias razones, no sólo por el incremento de la población o un mayor poder adquisitivo de la misma. En tanto, más allá del crecimiento del producto y el nivel general de empleo, las familias de clasificadores continúan existiendo a lo largo y ancho de nuestro territorio, concentrándose en Montevideo, pero también presentes en prácticamente todas las localidades del país.

Desde los gobiernos nacionales y departamentales, así como desde otros ámbitos, se sostiene que el trabajo del clasificador no es "digno", que sería deseable que esa tarea no existiera y que los clasificadores se reconviertan, pasando a trabajar en "otra cosa". Por cierto que sería de suma utilidad debatir sobre este tema, en particular en el dónde radica la dignidad de cada uno de los trabajos, donde obviamente antes de calificar siempre estarán en juego factores económicos, sociales, filosóficos, culturales, etcétera.

Quienes piensan que no es "digno" el trabajo del clasificador seguramente no lo dicen por el muy poco dinero que en general ellos ganan, sino por el simple hecho de trabajar con "la basura", algo feo, muchas veces hediondo y que comúnmente produce rechazo generalizado. Sin embargo, es posible trabajar con residuos en buenas condiciones ambientales y de higiene, como en cualquier otro sector de la economía, a través de circuitos limpios, eficientes y seguros, un concepto que acuñamos en el año 2004, cuando publicamos LA BASURA NO ES BASURA - POR UN PLAN NACIONAL PARA LA GESTIÓN SOCIAL DE LOS RESIDUOS.

Pero hay una buena noticia, luego de varios años, por primera vez desde el ámbito político parece haber acuerdo en que es necesario cambiar e introducir nueva legislación en materia de residuos.

Si bien al día de hoy son muy pocos los clasificadores formalizados, quizás no lleguen a 300 en todo el país, sería fundamental que desde el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) se preste especial atención a esta situación, reconociendo de una buena vez la profesión del clasificador y convocándolos a integrar un Consejo de Salarios.

Para finalizar, desde el CUI bregamos por el crecimiento de la sindicalización de los clasificadores, la que necesariamente debe llegar a todo el país, a los efectos de conformar un sindicato nacional único. En tal sentido el PIT-CNT debería asumir un compromiso y protagonismo que aún no ha tenido.

SUMARIO