20 de abril 2020 - N°46

EDITORIAL:

EL CORONAVIRUS, LOS CLASIFICADORES, LA RECUPERACIÓN DE RESIDUOS Y EL PROTOCOLO SANITARIO

               Paulatinamente, desde mediados de marzo de 2020, a raíz de la emergencia sanitaria decretada el 13 de marzo por parte del gobierno nacional, las plantas de clasificación que funcionan en el marco del Programa de Gestión de Envases en seis departamentos del país, fueron cesando sus actividades. En la medida de que en algunos departamentos el coronavirus llegó más tarde que en Montevideo y Canelones, o aún no llegó, se siguió funcionando.

               Cabe mencionar que en todo el país existen clasificadores informales que trabajan recogiendo residuos en la calle y en casi todos los departamentos también están quienes lo hacen en vertederos municipales de basura. Una vergüenza nacional a la que hemos hecho referencia infinidad de veces.

               Si bien la esperada crisis sanitaria no se produjo al menos hasta el momento, lo cierto es que la actividad económica y social se redujo enormemente y su reinicio implica un protocolo sanitario acorde a la nueva situación.

               Se ha dicho que la economía no puede parar. En realidad una sustancial parte de ella nunca lo hizo, nos referimos -entre otros- a los servicios de seguridad, energía eléctrica, agua potable, comunicaciones, bancos, saneamiento y limpieza, transporte urbano, ministerios, farmacias y otros comercios. Una parte de la actividad económica se reconvirtió al teletrabajo, en tanto los servicios de salud (los únicos que han recibido aplausos por parte de la población a raíz de la dramática información proveniente fundamentalmente de Italia y de España) se centraron en el tema coronavirus a tal punto que abandonaron la atención primaria en policlínicas y prácticamente todo tipo de consultas presenciales e intervenciones quirúrgicas previstas.

               Las dos primeras semanas consideradas por todos como fundamentales pasaron con un país que básicamente por miedo y responsabilidad mantuvo una significativa cuarentena. A las dos semanas iniciales se sumaron dos semanas más, hasta que pasado turismo se insistió desde el gobierno con que la economía no puede parar. Todos nos vamos a contagiar dijo uno de los jerarcas del Ministerio de Salud Pública (MSP), el número tres del ministerio, el doctor Mario Asqueta, dando marco al reinicio de actividades. De inmediato recibió rezongos de parte del gobierno, pero días después el propio presidente en conferencia de prensa dio respaldo a sus palabras. Lo que no ha dicho el gobierno es si las actividades se irán retomando por la vía de los hechos por parte de empresarios y personas, o si el gobierno tiene en mente por donde comenzar a abrir los grifos. Desde el inicio estaba previsto que la construcción comenzara sus actividades, cosa que así sucedió luego de negociarse un protocolo sanitario. El resto está por verse.

El coronavirus y los planes de gestión de envases

              Recuperar materiales a los efectos de que ellos sean reciclados es algo que por cierto seguirá siendo válido más allá de esta pandemia. Sin embargo, los riesgos que se corren en esta tarea no esencial se incrementarán, serán mayores a los de manipular la basura, en el sentido de que los trabajadores clasificadores están en contacto directo con cada tipo de residuo, y con el agravante de que tal como están diseñados los circuitos de recolección, los desechos llegan sucios, mezclados con basura, frecuentemente de la peor. Y todo esto a lo largo de una jornada donde la mecanización es casi nula.
              ¿Cuándo y cómo se abrirá entonces el grifo del plan de gestión de envases presente en seis departamentos del país? ¿Quién o quienes moverán esa perilla? ¿Quién determinará que día retomar el trabajo?
              Profesionales competentes deberían realizar un protocolo sanitario que de las garantías suficientes para que el trabajo se pueda retomar a la brevedad y sin riesgos. Nuestra institución, el Centro Uruguay Independiente (CUI), puede junto con los clasificadores de Canelones nucleados en TU ENVASE NOS SIRVE dar una buena mano en la elaboración de este protocolo.
              Se nos ocurre para comenzar responder a las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué tipo de barbijo deben usarse para jornadas de varias horas?

  2. ¿Alcanza con un barbijo o también se deben proteger los ojos?

  3. ¿Qué tipo guantes se deberá usar? ¿Acaso sirven los guantes quirúrgicos descartables, esos que al inicio de la emergencia sanitaria se les proporcionó para trabajar?
  4. ¿No será necesario trabajar de mameluco sanitario?

  5. ¿Qué condiciones deben cumplir los lugares de trabajo en materia de higiene ambiental? ¿Estos se deben desinfectar diariamente? ¿Con qué productos? ¿Quién haría esta tarea?

  6. ¿Dejar los materiales en una cuarentena de determinada cantidad de días puede ser parte de la solución?

  7. Los materiales que llegan de la calle, dentro de bolsones plásticos ¿deben ser descontaminados antes de ingresarlos al lugar de trabajo o eso debe hacerse fuera? ¿De qué modo se haría la descontaminación? Porque cabe precisar que los envases y otros materiales recuperados llegan mezclados con basura de todo tipo.

  8. ¿Tendrán los lugares de trabajo un responsable sanitario que determine si el lugar es apto para trabajar?

  9. ¿Habrá condiciones para que cada trabajador pueda desinfectar su indumentaria tanto a la entrada como a la salida de cada lugar de clasificación? ¿Habrá comedor y baños adecuados?

  10. ¿Se les dará más de un uniforme como para poder lavarlos diariamente? ¿Existirán máquinas de lavar y secar la indumentaria, cómo se manejó en alguna planta, o se habilitará la contratación de un servicio especializado diario de lavandería para uniformes? ¿Tendrán un lugar cerrado y seguro para dejar la ropa descontaminada que deberán utilizar antes de entrar y salir?

  11. ¿Vale la pena seguir manteniendo circuitos de recolección de envases como los que existen actualmente cuando lo que se junta por esta vía es muy poco y llega en condiciones inadmisibles desde el punto de vista sanitario?

  12. ¿No habrá que definir una nueva forma de recolección de envases que garantice que los circuitos sean limpios, eficientes y seguros?

                Se hace hincapié en que existe población que -por diversas razones- está en situación de riesgo. Acá debemos sumarle un ambiente general de alto riesgo a donde llegan materiales contaminados. Por eso es complicado poder retomar el trabajo sin un serio protocolo sanitario que proteja al clasificador. Es en este contexto que se solicita a las autoridades nacionales y departamentales las garantías del caso, estar a la altura de las circunstancias, no ignorarlos porque es un sector no visibilizado.

UNA PANDEMIA MUNDIAL

Nos trajo este 2020
una sorpresa jodida
que dejará sus heridas
cicatrices en la gente.
Una crisis diferente
una pandemia mundial
por un virus que es letal
que ataca sin miramiento
que destruye los cimientos
devastador sin igual.


NOTICIAS:

CALENDARIO: JULIO 2019 - JUNIO 2020


                            







SUMATE A NUESTRO FACEBOOK: COMPOSTAJE CON LOMBRICES